Pinturas Inteligentes

Las pinturas inteligentes siguen buscando abrir camino tanto para el sector arquitectónico como para el industrial dentro de un mercado competitivo. Sus funciones y desarrollos resaltan su importancia en el segmento.

por José Tomás Rojas*

Cuando inicié a trabajar como formulador en la Industria de los Recubrimientos, la definición que manejábamos de pinturas se refería a una película que, aplicada correctamente sobre determinada superficie, era capaz de proveer protección y decoración. 

- Publicidad -

La protección se refería a la prolongación de la vida útil del material que constituía la superficie, principalmente metal, madera o mampostería. En la mayoría de los casos, el objetivo de la barrera consistía en aislar a la superficie de los efectos producidos por la exposición al agua; corrosión, en el caso de los metales, y deterioro estructural, en el caso de la madera y la mampostería. (Ver figura 1 – página siguiente)

Fig. 1 Protección contra el agua por efecto barrera.

La eficacia y nivel de protección de la barrera depende de muchos factores, entre ellos, el espesor de la película aplicada, el tipo de resina y la presencia de aditivos de anticorrosión.

El caso de la decoración se explica por sí solo, y se refiere a toda la variedad de colores y acabados que podemos colocar sobre la superficie para embellecerla y para distinguirla. Hoy día se dispone de una enorme variedad de opciones, tanto para el mercado arquitectónico, como para el mercado industrial. Se dispone de los colores listos para usar, pero también se preparan los colores en tienda, al gusto del consumidor, con cartas de colores que a veces superan las 4.000 opciones. 

Siempre he pensado que tantas opciones, lejos de ayudar al usuario, lo que hacen es confundirlo, y es por ello que hoy en día muchas empresas de pinturas acuden al apoyo de arquitectos y diseñadores para aconsejar al cliente, sugiriendo las combinaciones de color que más se ajustan a su espacio particular. La idea es que el proceso de selección de color sea sencillo y agradable.

Pinturas Inteligentes o Smart Coatings
A los conceptos de protección y decoración se les ha agregado un tercer concepto conocido como funcionalidad, el cual significa que la película de pintura es capaz de reaccionar de una manera predecible, ante la acción de un estimulo externo. De allí el término “pintura inteligente”, es decir, un recubrimiento que es capaz de identificar una situación externa particular, produciendo una respuesta en consecuencia. Los estímulos que provocan la respuesta pueden ser un cambio en el pH, cambios de temperatura, daño mecánico en el revestimiento, entre otros. Veamos algunos ejemplos:

Cambio de color
Puede decirse que los primeros recubrimientos Inteligentes fueron las pinturas para señalización de riesgos. Ante el escape de un gas peligroso o ante el aumento súbito de la temperatura en una pieza metálica, la pintura cambia de color para advertir a los operarios sobre la presencia de un peligro o una condición de riesgo. 

Se han utilizado también pinturas que cambian de color, con el cambio de pH. Una pintura para techos es alcalina en húmedo y de color azul. Cuando seca, su pH cambia, lo que afecta al colorante azul que se desvanece, quedando la pintura blanca. Es un principio muy conocido que se usa hace bastante tiempo en las titulaciones ácido base, por ejemplo, con fenolftaleína como colorante.

Aire limpio
La pintura es capaz de reaccionar y neutralizar compuestos químicos presentes en el ambiente. Los casos más notorios son las pinturas anti-nicotina y anti-formaldehído. Estas pinturas funcionan principalmente a través de reacciones de neutralización del tipo Ácido/Base.  Es interesante el caso de las pinturas anti-formaldehído, ya que este es un compuesto químico que no esperamos encontrar en un ambiente del hogar. No obstante, el desarrollo surge ya que en algunos países se ha extendido el uso de mobiliario de madera pintado con sistemas de pinturas conocidos como “Catalizados al Ácido”. Bajo ciertas circunstancias, estos recubrimientos pueden generar algo de formaldehído, durante el secado, que puede llegar a ser muy peligroso para la salud, dependiendo de su concentración.

Autocurantes (Self Healing)
El principio de las pinturas autocurantes se basa en que durante su fabricación se pueden incorporar elementos encapsulados a la matriz de pintura. Para el caso de las pinturas anticorrosivas, catalizadas, se pueden incorporar, separados, la resina base y el catalizador. Así, ante un daño mecánico externo se rompen las capsulas y la resina se pone en contacto con el catalizador, ocurriendo la reacción y solidificación del sistema, lo que repone la integridad del recubrimiento (ver Figura 2).

Figura 2.

El encapsulado es una tecnología muy interesante porque a través del mismo pueden incorporarse muchas funcionalidades a la pintura. Se pueden colocar fragancias, resinas termoendurecibles y agentes antimicrobianos, por ejemplo, cuya liberación puede ser programada, dependiendo del material que constituye la capsula.

Futuro de las Pinturas Inteligentes
En mi opinión, incorporar funcionalidad a la pintura persigue un objetivo de diferenciación, es decir, la tecnología ha llegado a un cierto nivel de madurez, donde las marcas compiten más con estrategias de precios y mercadeo, ante la evidencia de un desempeño similar del los productos presentes en el mercado. Introducir elementos de diferenciación puede dar ventajas competitivas, aumentando la rentabilidad del producto gracias al plus de precio que el cliente estaría dispuesto a pagar por el nuevo valor que se ha agregado. Este criterio aplica bien para las pinturas industriales, en las que el atributo a vender es tangible, es decir, el cliente puede verificar que la raya en su vehículo desapareció o que el color cambia con el pH.

En el negocio arquitectónico no es tan fácil. He comentado en otras columnas sobre la dificultad de establecer el concepto de pinturas antimicrobianas, a pesar de que los argumentos a favor de estas pinturas son tecnológicamente válidos y demostrables en el laboratorio.

Lamentablemente, el cliente no tiene como validar el atributo, y por ende, tampoco está muy dispuesto a pagar un precio superior por un atributo en el que debe creer, pero que no puede verificar, a menos que la estrategia de mercadeo sea tan efectiva que logre convencerlo.
¿Cómo Introducir la tecnología de Pinturas Inteligentes al mercado arquitectónico como un atributo verificable por el cliente? Quizás la respuesta está en la nanotecnología. Podrían introducirse nanocomponentes encapsulados que, ante la influencia de un campo eléctrico, pudieran provocar el cambio de color de la pintura (Tecnologia LED), o mejorar la recepción de la señal WiFi, o convertir una pared en una pantalla táctil. Pudieran ocurrir tantas cosas, pero ya estamos entrando al terreno de la tecnología ficción, y esa no es la idea de esta columna, por el momento.

* José Tomás Rojas. TROJAS Pinturas, F.P. Pueden enviarle sus comentarios al correo electrónico jtrojaspinturas@gmail.com

Cotizar productos y servicios técnicos para América Latina

Ultimos Posts

    • Avatar de anami19742
    • Retardante fuego
    • Buen día, ley que habían sacado un producto anticalorico nuevo totalmente ecológico, claro esta que sera mas caro pero nosotros estamos muy...

Ultimos Comentarios

  • Información disponible en jesus.amado.florez@gmail.com +52 1 5554194815 Ing. Químico, Innovación ...

    Leer más...

     
  • Hemos trabajado por 8 años en desarrollo de resinas de alto pegado y hemos logrado ya, pegar acero ...

    Leer más...

     
  • Buenas Si tengo una tore Autosoportada de 80 mt altura. como se calcula la cantidad de pintura (fondo ...

    Leer más...

     
  • Exelente cada dia la pintura en polvo esta llegando a mas rincones de colombia

    Leer más...

     
  • Hola Ángelica, toda la información de los cursos en América Latina la puedes encontrar en el sitio ...

    Leer más...